Las nuevas armas impresas en 3D

armas en 3dEl ABC daba la noticia hace una semana: ya existen las armas de plástico que disparan balas de verdad. Invisibles a los controles de seguridad tradicionales, sin número de serie, se pueden fabricar en casa. De momento solo son un riesgo potencial… «por ahora», recalcan expertos en seguridad. La próxima proliferación masiva de armas podría venir por esta vía si la tecnología sigue avanzando.

En mayo de 2013, el estudiante de Texas (EE.UU.) Cody Wilson daba a conocer al mundo la primera pistola impresa con esta tecnología capaz de disparar de corrido seis balas. Estaba hecha con 15 piezas de plástico y un percutor metálico. Pocos días después de colgar en internet las instrucciones para fabricar la pistola había registrado más de 100.000 descargas. Aunque el Gobierno de EE.UU. obligó a retirar los planos cuatro días después, ya eran virtualmente universales.

«Actualmente imprimir un arma de fuego en 3D con fines delictivos tiene un coste altísimo», dice Iain Overton, director de Investigación de la ONG Acción sobre la Violencia Armada (AOAV por sus siglas en inglés). Según explica a ABC.es por correo electrónico, esto se debe a que el interesado tendría que comprar una impresora 3D —aunque se han abaratado mucho en los últimos meses— y el resto de materiales. Y aún así, «la mayoría de las pistolas impresas se rompen», asegura. «Pero si las próximas impresoras 3D consiguen trabajar con otros materiales o un plástico muy endurecido, la impresión 3D de armas y municiones podría ser un verdadero problema».

Más datos en http://www.abc.es/internacional/20150209/abci-armas-impresas-peligro-201502061342.html